Llega febrero y… ¡¡carnaval, carnaval, en el mundo entero!! Ni la pandemia ha frenado nuestras ganas de celebrar una de las fiestas más importantes del mundo.

El carnaval es un momento para el disfraz, para jugar a ser algo que no somos, para reivindicar y soñar desde el humor aquello que deseamos… y eso es lo que hemos hecho. Gracias a la magia del croma nos hemos convertido en sanitarios para reivindicar buenas prácticas que consigan frenar de una vez el COVID19.

¡¡Feliz vida, feliz carnaval!!