El momento de los rincones está cargado de diversión y aprendizaje. Cada día, los equipos buscan el rincón en el que les toca seguir aprendiendo y, de manera autónoma, empiezan a realizar la tarea propuesta para el rincón asignado. Un miembro del equipo funciona como el responsable del material necesario para la actividad que toca en el rincón. Cuando terminan la actividad, recogen los materiales y se comparte en asamblea lo que se ha vivido en cada rincón. Para cerrar, qué mejor manera que aplaudir y aplaudir… ¡nos encanta celebrar el aprendizaje!